Nuevos productos

Información

Últimos comentarios

El mal aliento del perro, ¿se puede tratar?

El mal aliento del perro, ¿se puede tratar?

Una de las cosas que más molestan a los propietarios de perros es el mal aliento de su peludo. Encima a ellos les encanta lamernos, y si es en la cara mejor, así que con un aliento con esas características el rechazo es automático. Sin embargo, no debes quedarte con la anécdota del mal olor, porque un aliento que huele mal es síntoma de que algo puede no ir muy bien.


La mayoría de los problemas de mal aliento son debidos a problemas bucodentales. Esto es así en el 85% de los perros, ya que los propietarios no se han molestado en controlar una correcta higiene dental. Antes de que aparezca el mal aliento es importante prevenir, de ahí que se utilicen varias formas para controlar la aparición de sarro y otras enfermedades bucodentales:

Limpieza semanal de los dientes. Una vez a la semana no estaría de más cepillar los dientes del perro, sobre todo, si ya se empiezan a ver los primeros conatos de sarro en las muelas (¡no utilizar nunca pasta de dientes para humanos!).

Uso de huesos de cuero. Los huesos de piel de cuero ayudan a limpiar los dientes además de que son un excelente entretenimiento para los perros.



Sticks para la limpieza de dientes. Existen en el mercado de mascotas, sticks o snacks que ayudan a  prevenir el sarro, a eliminarlo y a refrescar el aliento del perro.

Dieta basada en alimento seco. El alimento seco o pienso o bolitas es muy efectivo para limpiar los dientes de sarro. No hace falta que la dieta consista única y exclusivamente de alimento seco, pero sí debe ser una parte muy importante de la dieta.
En cachorros que sufren mal aliento, se debe efectivamente al cambio de piezas dentales. ¿Qué pasa si el perro ya tiene una importante placa de sarro? Se puede tratar con una buena limpieza bucal. Es importante no dejar pasar el tiempo, porque el sarro puede invadir la encía y crear problemas más graves como la gingivitis que causa dolor y sufrimiento en el perro. Pensad que el perro ante cualquier problema bucal, no puede sentarse y mantener la boca abierta para que trabajen en sus dientes. Estamos hablando de un problema que requerirá que el perro sea anestesiado, por tanto, siempre que se pueda prevenir mejor que mejor.

Sin embargo, aunque la mayoría de problemas de mal aliento sean dentales, también hay otros problemas médicos que lo originan. Mientras el aliento bucal es más un olor a pescado, el olor a caca puede ser causa de problemas más serios como problemas renales y el de acetona a problemas diabéticos. En este sentido, es fundamental que el veterinario revise a tu perro para poder llegar al origen de la halitosis y tratarlo cuanto antes. Algunos veterinarios, por el olor, ya podrán intuir de dónde puede originarse el problema, pero nada como un análisis de sangre para confirmar el diagnóstico.
Por último, otros malos olores no tienen tanto un origen médico y sí dietético. Me refiero a perros que comen alimento crudo o no alimento, como aquellos que tienen por costumbre ingerir heces de otros perros, animales o personas. En este sentido, cambiar la dieta o educar al perro a no ingerir caca es el mejor remedio.
Ante cualquier molestia originada por el aliento de tu perro, ya sabes que se puede tratar, eso sí, con ayuda del veterinario. Aunque, como siempre digo, más vale prevenir que curar.
Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code